El Maravilloso Chai de Kundalini Yoga (Yogi Tea)

 Alimentación  Comments Off on El Maravilloso Chai de Kundalini Yoga (Yogi Tea)
Mar 022015
 

El “Yogi Tea” es sanador, es delicioso y es un buen substituto del café o el té.

Lo servimos en nuestros cursos y a todo el mundo le encanta. Es a petición de los que lo han tomado que subo la receta para poder compartirla.

Para hablar de todos sus beneficios llenaría páginas, pero os voy a hablar solo de los que están científicamente demostrados. Los demás se entienden dentro de la ciencia yóguica. Se incluyen la purificación de la sangre y del sistema circulatorio y la purificación de toxinas en el hígado. En la ciencia del yoga, las especias que lleva tienen las siguientes yoga-teapropiedades:

• Pimienta negra: purifica la sangre
• Vainas de Cardamomo: ayuda a la digestión
• Clavos: beneficia el sistema nervioso
• Canela: fortalece los huesos
• Raíz de jengibre: sana resfriados y gripe, además de incrementar la energía del cuerpo

 

La leche en la infusión ayuda a la asimilación de las especias aunque utilizo yo un substituto, como es la leche de avena, almendra o soja. La dosis homeopática de té negro funciona como un catalizador para todo los demás ingredientes (aunque cuando lo sirvo en mis cursos lo hago sin el té porque sé que hay personas que prefieren no tomarlo).

Ingredientes:

Para cada taza:
1 y 1/3 taza de agua
3 clavos enteros
4 vainas de cardamomo verdes enteros y abiertos
4 granos de pimienta entera
½ rama de canela
¼ cucharita de té negro
½ taza de leche
2 rebanadas de raíz de jengibre

  

Preparación:

yogi teaCalienta el agua hasta que hierva. Agrega todas las especias (la leche y el té negro lo vas a agregar al final). Cubre y dejar hervir a fuego lento unos 15 a 20 minutos. Apágalo y agrega el té negro y dejarlo reposar algunos minutos. Después agrega la leche, caliéntalo de nuevo hasta que empiece a hervir, apágalo, cuélalo en una taza y endúlzalo a tu gusto con miel artesana.

También puedes hacer suficiente para todo el día y antes de agregar la leche dejarlo enfriar y guárdalo en el frigorífico. Así cuando lo quieras tomar, simplemente caliéntalo con la leche, sírvelo y endúlzalo a tu gusto.

.

.

.